Reseña de Doble Filo

Buenas tardes, lectores empedernidos

Hoy vengo a hablaros de una leyenda Cubana de mitad del siglo XX, si sois de allí o de sus alrededores, estoy segura de que habréis escuchado alguna vez esta expresión: «A la hora que murió Lola».

La leyenda trata sobre el asesinato de una mujer, Lola, a manos de su marido por haberle sido infiel, aún que otra versión dice que Lola era una prostituta de la Habana y fue asesinada por uno de sus amantes. Lo que sabemos seguro es que su muerte ocurrió a las 3:00pm.
Al igual que el cantante Orestes Macias puso su nombre a una canción, Carlos Rubio, escritor cubano, cuenta su versión de los hechos en Doble Filo. Una novela de ficción, basada en hechos reales.
Basada en un hecho real sucedido en la ciudad de La Habana a finales de los años 40s (el asesinato de una prostituta llamada Lola a manos de uno de sus amantes), la novela Doble Filo nos conduce a través de sus páginas hasta este violento suceso.
La mayor parte de la novela está narrada en primera persona, desde el punto de vista de otro de los amantes de Lola, un abogado prominente cuya relación con ella comenzó cuando él era aún estudiante universitario. Un narrador omnisciente nos ofrece, en tercera persona, episodios de la niñez de Lola, los cuales hacen relucir su personalidad egoísta y caprichosa. Las conversaciones telefónicas entre dos de las vecinas de Lola –amas de casa que cultivan el arte del chisme— ofrecen al lector una tercera interpretación de esa misteriosa mujer.
Pero Doble Filo va más allá de la vida de Lola. Es un texto que explora minuciosamente la obsesión de un hombre por una mujer, obsesión que se impone por sobre todo lo que es importante en su vida, que lo conduce a una traición total, hasta convertirla a ella en el centro de su universo.
«A pesar de todas mis minuciosas investigaciones, no he logrado encontrar más información sobre Lola u otros detalles de este violento suceso. ¿Quién era? ¿Tenía familia? ¿Qué circunstancias la condujeron al tipo de vida que llevaba? Lo único que sabemos con certeza es que vivía en la esquina de Nueva del Pilar y Belascoaín, y la hora de su trágico final. La fecha exacta se desconoce. Su vida será siempre un misterio. No queda otra alternativa sino recurrir a la imaginación, ya que ésta permite hacer conjeturas sobre la infinidad de permutaciones temporales que precipitaron los hechos. Aquí ofrezco mi propia versión, una de las muchas posibles, sobre la vida de Lola. Es una versión personal, vista a través de los ojos de un hombre que fue uno de sus más fieles amantes por muchos años».
    Carlos Rubio
He tenido la suerte de ser Beta-Reader en esta novela, ir descubriéndola poco a poco, como si fuese un relato susurrado, solo para mí.

Lola me llamó la atención desde el principio, incluso antes de comenzar a leer Doble Filo. Es tan escasa la información que existe sobre lo sucedido que sorprende la gran popularidad que sigue teniendo después de los años, convirtiéndose en leyenda popular. Por este motivo quería sumergirme en esta versión que nos ofrece Carlos Rubio.

La sinopsis poco deja a la imaginación, mucho menos margen me da a mi para contaros algo más sobre esta historia, pero aún así lo intentaré:

Uno de los amantes de Lola nos narra en primera persona la noticia de su muerte, desde ese momento comenzamos un viaje al pasado, al origen de esa tormentosa relación. Estos capítulos están titulados como «Su recuerdo» alternándose con los capítulos titulados: «Lola», donde la conoceremos desde su infancia. En  tercera persona, con un narrador omnisciente, muy presente durante toda la novela, le da al lector la sensación de estar en medio de una función, en una obra de teatro. Para darle una pincelada de originalidad y agilidad a esta estructura, tendremos cuatro capítulos titulados: «Rumores», donde dos vecinas mantienen un diálogo en los que la protagonista es Lola, y sus conversaciones, las opiniones que tienen de sus actos.

Como veréis la estructura de la trama es original, ágil y amena. Escrita a tres voces: tenemos al amante, a las vecinas y al narrador. El lenguaje del autor me ha hecho viajar a La Habana, un viaje agradable, salvo por algunas palabras y expresiones que he tenido que buscar por desconocer su significado, aunque en el contexto podía intuir algo. He llegado a conectar tanto con los personajes que me ha dado pena terminarlo, son pocos pero muy bien caracterizados. Durante estas páginas, a través de ellos podremos reflexionar sobre los celos,  amores enfermizos, los prejuicios y la autoestima.

Siento no poder contaros más, pero la sinopsis me ha dejado sin palabras, nunca mejor dicho. Creo que es un error, ya que en la misma, apenas deja al lector información por conocer y a primera vista puede llegar a disgustar. A pesar de esta opinión os recomiendo conocer a Lola en estas ciento cincuenta y una páginas, yo ya lo he hecho y ha sido una grata experiencia. Solo me queda por conocer aún más al autor y dar las gracias a la editorial por el envío del ejemplar.

Enlace de compra: Amazon (digital y tapa blanda)

Esta reseña se publicó en El Pequeño Rinconcito de Bey